jueves, agosto 11, 2022
HomeSin categoríaHombre acude a hacer una obra de caridad y termina preso; su...

Hombre acude a hacer una obra de caridad y termina preso; su caso se vuelve viral

Buenos Aires.- El 7 de abril, Lionel Montaldo (45) arrancó el día con la premisa clara de, como cada semana, cumplir una tarea solidaria. Salió en auto desde su casa con destino a Plaza Once en Buenos Aires, Argentina, donde reparte comida a la gente de escasos recursos. Sin embargo, su plan quedó trunco cuando un joven en bicicleta que circulaba a su derecha, impacto con su vehículo. El chico fue llevado al hospital con traumatismo en el brazo izquierdo, mientras que él quedó detenido y llevado a la fiscalía interviniente. Durante el viaje dentro del patrullero registró todo y lo publicó en Twitter, donde en cuestión de minutos se hizo viral no solo por la preocupación de la gente, sino por lo insólito de que pudiera compartir fotos y videos mientras estaba “esposado”.

“Es 100% real, 100% bizarro. Es muy extraño lo que pasó”, dijo Lionel en conversación con LA NACION. “Yo estaba transitando entre Juan Agustín García y Mercedes y el chico venía por mi derecha y justo en la esquina había una zanja y yo tenía un tope, con el mismo impulso del impacto, el auto siguió. El chico no llegó a frenar y pegó contra mi auto”, relató al dar detalles del hecho que llevó a ambos a pasar un mal momento. Tras el incidente, el joven lesionado decidió llamar a la Policía, ya que manifestaba dolores en el hombro izquierdo. Rápidamente fue asistido por el SAME.

“Estoy en un grupo que se llama Team Chunt, en la sinagoga Iarjo Jabad, donde los jueves después de las 18 repartimos comida a la gente de la calle en la Plaza Once. Yo soy el que hace el pan que se reparte, y justo en ese momento iba a amasar el pan”, detalló. Lo que le pasó, dice, pudo tratarse de una señal del destino, ya que nunca había hecho ese trayecto. Lo tomó porque el tránsito estaba muy congestionado y el GPS lo desvió por esa calle. “Fueron un montón de cosas, no sé si una señal, pero siento que tenía que pasar por eso”, agregó casi sin comprender cómo pasó de querer hacer una obra de caridad a terminar preso.

En medio de los nervios y la tensión por la situación, prefirió tomárselo con humor y registrar cada momento con su celular, para luego compartirlo con sus seguidores en Twitter. “Dentro de todo lo que es la historia, quisiera aclarar que sé que hay un chico que se lastimó en serio, más allá de toda la historia graciosa mía en la cárcel”, remarcó.

Lo que llama “la historia graciosa” suya en la cárcel son los detalles y el procedimiento legal que compartió con la gente de modo virtual, donde se lo pudo ver viajar esposado en un patrullero hacia la Comisaría Vecinal 10A, donde quedó demorado 24 horas. También subió varios videos y fotos del trayecto hacia la fiscalía interviniente de turno donde le hicieron “el prontuario”. De hecho, una de las imágenes que compartió desde la guardia es de una levadura en el bolsillo que la iba a utilizar para amasar pan.

“Me lo tomé con humor porque en 2002 me rompí una pierna jugando a la pelota, en plena crisis absoluta del país, y tuvieron que ponerme prótesis y entre todo eso pasaron 16 días. Eso significa que estoy acostumbrado a esperar por cosas ridículas. Ahí te das cuenta de que si te enojás te la agarras con los policías y es peor”, afirmó entre risas. Recién el viernes por la noche pudo volver a su casa, no sin antes claro, completar una larga lista de trámites para obtener su liberación y recuperar su auto.

Lo “curioso” de su caso para muchos usuarios que siguieron el minuto a minuto de la historia fue el hecho de que estuviera esposado hacia adelante y con el teléfono celular encima. En ese sentido, Lionel contó que si bien estuvo detenido, los policías le explicaron que -en términos legales- supuestamente permanecía en otra condición: la de demorado.

De acuerdo con una fuente de la Policía de la Ciudad consultada por LA NACION, si bien a una persona se la puede esposar al momento de ir a la fiscalía, esto no significa que es un delincuente y por eso no se le sacan todos los objetos personales de encima. Lo primero que se hace es palparlo para asegurarse de que no tenga armas, cuchillos o objetos que puedan dañar a alguien. Pero, si no cometió un robo, asesinato, o un delito mayor, se le permite tener el celular.

“No me iban a esposar por un choque, sabiendo que yo tenía la ficha limpia y tampoco me iba a escapar. A mi me tenían que imputar, si bien es un delito menor, me tenían que hacer el fichaje en la Policía”, reconoció. En el camino, el oficial que lo llevó a la guardia también le explicó que al momento de ingresar a la fiscalía tenía que hacerlo sí o sí con las esposas puestas.

“Me puso las esposas y lo hizo muy flojo. En la fiscalía me hicieron todo el prontuario y después había que ir con un médico legista. El hombre me dijo ‘¿querés que te saque las esposas?’. Le pregunté cuántos minutos iba a demorar y me dijeron que diez. Pensé que el tema de las esposas es bastante incómodo y que que me las saque y me las ponga de nuevo era molesto. Le dije que no, y de paso tenía la foto para Twitter. La saqué con el timer [temporizador] y la puse de frente”, sostuvo.

Lionel indicó que además de pasar el trago amargo con su detención, el incidente le trajo otra complicación: no pudo festejar su cumpleaños con sus amigos. Si bien la fecha fue el 29 de marzo, había decidido pasarlo para ese mismo jueves. “Dentro de toda esta obra de caridad que íbamos a hacer también iba a celebrar. Tenía una torta y una botella de whisky para brindar en la sinagoga y no pude”, lamentó.

Tras su relato viral en la red social del pajarito, precisó que hubo gente indignada porque le dejaron el teléfono mientras estaba en calidad de “detenido”. Y si bien él lo entiende, agradece haberlo tenido porque de esa manera pudo también estar en contacto con su familia y tenerlos al tanto de su situación. “Después de todo fue un accidente de tránsito. No fue que asesiné, robé o golpeé a alguien a propósito. Tuve mala suerte de estar preso 24 horas por un choque. Pero por el momento soy una persona libre, imputada por lesiones leves”, expresó. Sin embargo, advirtió que hay un tiempo prudencial en el que la otra parte podría actuar, de lo contrario, la causa quedará archivada.

Del otro protagonista del choque lo último que supo es que “estaba bien del hombro” cuando fue durante la noche a la comisaría a retirar la bicicleta.

“Cuando me dieron la liberación me leyeron todo el acta del fiscal que implica mi entrada por la declaración del chico de la bicicleta. Ahí me enteré que él decidió no presentar cargos en mi contra. Ahora, para mí es increíble porque tengo un prontuario por accidente de tránsito”, concluyó sorprendido.

Fuente Agencia

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments